De acuerdo con el diario Clarín, la pequeña estaba mirando televisión en la sala de su casa, mientras su mamá estaba preparando la comida en la cocina. De repente, el perro, un dogo cruzado con rottweiler, la atacó.

Cuando la madre escuchó los ruidos, corrió hasta donde estaba su hija y la vio completamente ensangrentada. La cara y el cuello eran las partes más lesionadas. Luego, le puso una toalla mojada en la cabeza y, con ayuda de una vecina, la llevaron al hospital municipal San Isidro, explica el rotativo argentino.

Llegaron al centro médico a las 9 y 30 de la noche y cuando los doctores empezaron a examinarla, la menor de 6 años ya estaba inconsciente por la gran pérdida de sangre. Aunque trataron de reanimarlo por todos los medios, murió horas más tarde por la gravedad de las heridas, detalla el mismo medio.

La familia decidió que van a sacrificar al animal cuando concluya la investigación del caso, pues en el pasado ya había tenido ese comportamiento violento, provocando lesiones a una tía.

El perro llegó a esa familia “hace años, fue un regalo que le hicieron al hermano de la nena cuando estaba pequeño, él ya tiene 18 años”, dijo una fuente cercana a la víctima, citada por Clarín.