“¡Adiós, Miami!”, gritó eufóricamente la joven de 23 años mientras sacaba la cabeza por una ventana. De repente, cuando la conductora cambió de carril, Mariah salió disparada del vehículo y un carro la atropelló, informó El Nuevo Herald.

Las autoridades indicaron a ese periódico que, al momento del accidente una camioneta Range Rover circulaba detrás del Huyndai en el que Mariah iba con sus amigas. El conductor “se detuvo brevemente”, pero poco después se fugó.

Oficiales de la Patrulla de Carreteras de Florida contaron al medio que si bien el caso ya se está investigando como homicidio, será muy difícil estudiarlo debido a que las cámaras de seguridad de Miami “reportan la información del tráfico en tiempo real y no graban imágenes para ser vistas posteriormente“.

Ray Olden, novio de la joven fallecida, aseguró al diario que su noviazgo con Mariah había empezado hace más de un año y que tenían planes de casarse. Asimismo, recordó que querían viajar en crucero en agosto próximo.

Ahora él y la familia de la víctima están tratando de recolectar dinero para trasladar el cuerpo de la joven hasta Chicago, ciudad en la que ella vivía, concluyó El Nuevo Herald.