Varias veces, Blerina hizo que la mujer le enviara fotos y videos desnuda, prometiéndole que eliminaría todas las imágenes; sin embargo, ella las publicó gradualmente en redes como Snapchat e Instagram, informó The Sun.

Un amigo de la víctima fue etiquetado junto a otras personas en una foto en la que ella aparecía sin ropa, por lo que de inmediato le avisó a la afectada. De esta manera, ella alertó a las autoridades, indicó el medio británico.

La policía rastreó a Blerina y poco después la arrestó en su lugar de trabajo. El mismo medio señaló que, durante el interrogatorio, ella negó que hubiera publicado fotos íntimas de la pareja de su exnovio.

The Sun agregó que si bien esta historia comenzó desde enero de 2017, el caso aún no ha llegado a su fin: Blerina será sentenciada hasta el próximo 28 de junio. La justicia no descarta ponerla tras las rejas.