Las autoridades noruegas todavía desconocen la causa de esta enfermedad, que ha provocado inquietud entre los dueños, a quienes exhortaron a evitar que sus mascotas entren en contacto entre ellas.

“Eso no quiere decir que todos sufran la misma enfermedad pues existen muchas que incluyen varios de esos síntomas”, declaró a la AFP Asle Haukaas, portavoz del Instituto Veterinario noruego.

Las autopsias de 10 perros revelaron una grave infección intestinal y descartaron causas comunes como la salmonella y el veneno para ratas, precisó Haukaas.

En 5 casos se constató la presencia de dos bacterias –clostridium perfringens y providencia alcalifaciens– en “cantidad anormalmente elevada”, agregó.

La enfermedad se declaró en los alrededores de la ciudad de Oslo, pero también se registraron algunos casos en el resto del país. Además, un perro en Suecia fue internado en un hospital veterinario después de haber estado en la ciudad noruega de Trondheim, indica BBC.

Las autoridades sanitarias pidieron pasear a los perros con una correa y limitar los contactos entre ellos.

Numerosas personas optaron por no llevar a los perros a lugares públicos. Por el momento, nada indica que esa enfermedad se transmita a otros animales o al ser humano.