La víctima fue identificada como el presbítero Jesús Manuel Rondón Molina, de 47 años de edad, y según confirmó el ministro de Interior y Justicia de Venezuela, general Néstor Reverol, el autor del crimen es un joven de 17 años, informó el diario La República de Venzuela.

Reverol aseguró, en rueda de prensa, que gracias a un “análisis telefónico” se pudo dar con la ubicación del menor, y que este “confesó haber asesinado al sacerdote”.

“Según manifiesta el adolescente, el sacerdote venía abusándolo sexualmente desde que tenía 14 años, y que lo mantenía acosado y bajo amenaza. Inclusive, el menor manifiesta que también lo amenazaba con abusar sexualmente de su hermano menor, de 10 años”, dijo el funcionario, de acuerdo con un video que recopiló el medio local.

Reverol explicó que el sacerdote “tenía mucha confianza con la familia” del menor, y que por eso lo llevó para que lo apoyara en sus servicios religiosos.

Este menor lo invitó a un sector cerca del convento, y lo estranguló en su vehículo”, puntualizó el funcionario, haciendo referencia al estremecedor relato que dio el acusado.

Rondón Molina ejercía como guía espiritual de las monjas del monasterio Carmelitas Descalzas, y la Diócesis de San Cristóbal lamentó lo sucedido por medio de un mensaje en sus redes sociales. “Paz a su alma”, escribió en Twitter.

En una primera versión que dio a conocer el diario La Opinión de Cúcuta se habla de que las autoridades manejaban la hipótesis de un presunto robo al sacerdote, ya que fue atacado cuando conducía y su vehículo seguía desaparecido hasta el miércoles pasado.