Mosca, que era el jefe de la sala de emergencias del hospital de Montichiari, en Brescia, fue arrestado este lunes, luego de ser acusado de administrar intencionadamente fármacos con efecto anestésico y bloqueante neuromuscular a pacientes con COVID-19, publica el diario Il Giorno.

El galeno es acusado por el delito de homicidio voluntario, pues por los hechos cometidos provocó la muerte de 2 hombres, de 61 y 80 años, indica el mismo medio.

Además de ser cesado del hospital Montichiari, fue puesto en arresto domiciliario.

Según las pericias de las autoridades, el médico Carlo Mosca administró los fármacos en marzo de 2020, cuando estalló la primera ola de la pandemia en Europa, siendo Italia uno de los países más afectados en ese momento, recuerda ese rotativo.

En mayo, la policía abrió una investigación sobre la posibilidad de que la muerte de algunos pacientes de COVID-19, ocurrida en la sala de emergencias del hospital de Montichiari, fuera causada por malas prácticas médicas, detalla Il Giorno.

Al revisar exhaustiva las historias clínicas de los pacientes fallecidos, se dieron cuenta de que “en algunos casos se produjo un agravamiento de la salud repentino y de difícil explicación”, por lo que decidieron exhumar 3 cuerpos y practicarles autopsias e investigaciones toxicológicas, agrega ese medio.

Los resultados revelaron que dentro de los tejidos y órganos de uno de los cuerpos había un fármaco anestésico y relajante muscular que, si se utiliza fuera de procedimientos y dosis específicas, puede causar la muerte del paciente.

Lo que llevó el caso hasta el nombre de Mosca es que en la historia clínica de ese hombre no se mencionaba la administración de ese fármaco. Además, con el avance de la investigación se conoció un macabro chat entre 2 enfermeras a cargo de ese doctor, informa ese diario.

 “¿Te pidió que administraras las drogas sin intubarlas? No, los estoy matando solo porque quiere liberar la cama”, “Estoy de acuerdo contigo, esto es una locura”, decían los mensajes.

Tras conocer el resultado de las autopsias, el médico italiano “se acercó a los miembros del personal para acordar una versión conveniente de la historia, incluso instándolos a declarar falsedad”, dijo el juez que pidió la orden de arresto.

“A pesar de que la mayoría de los sanitarios conocían la manera de actuar de Mosca, con la administración de medicamentos para intubar sin hacerlo y fuera de cualquier protocolo o pauta, nadie decidió denunciar al médico jefe antes de la denuncia del 23 de abril, ni a informó sobre los hechos a la dirección sanitaria competente”, agregó el juez, citado por Il Giorno.