En la misiva, la gigante norteamericana indicó que Easterbrook será reemplazado por Chris Kempczinski, quien hasta este domingo 3 de noviembre se desempeñó como el presidente de McDonald’s en Estados Unidos.

La compañía también reveló un correo de despedida que Easterbrook le envió a su personal; allí, él reconoció que había cometido “un error” y aceptó su despido:

“Entablé una reciente relación consensuada con una empleada, lo que violó la política de McDonald’s. Esto fue un error. Dados los valores de la compañía, estoy de acuerdo con la junta de que es es hora de que siga adelante”.

En ese correo, Easterbrook también le deseó éxitos a Kempczinski.

Un artículo de la revista Time señala que, de acuerdo con la opinión de expertos, la gigante de comida rápida no tenía otra opción que despedir a su CEO:

“Especialmente desde el comienzo del movimiento #MeToo, las compañías han estado bajo una presión creciente para demostrar que están tomando medidas enérgicas contra todas las formas de conducta sexual inapropiada”.

El medio añadió que “permitir que Easterbrook permanezca en la empresa enviaría el mensaje de que las políticas de la empresa no importan, y que no todos los miembros de la fuerza laboral serán tratados de manera equitativa“.