Las miradas se volcaron a este animal debido a que se detectó su presencia en Estados Unidos por primera vez, pero en esta ocasión se mide la fuerza del avispón contra la de una imponente mantis religiosa.

El vídeo de Red Channel es un buen ejemplo de que estos animales sí pueden tener depredadores naturales, a diferencia de la información que circula en redes sociales, informó Gizmodo.

Incluso, se ha conocido otro video de NatGeo Wild en el que algunas abejas alcanzan a reaccionar ante el ataque de uno de estos avispones y lo dominan, segregando una feromona que alerta a las demás.

Así como el depredador visita las colonias buscando llamar a los demás para barrer con todo a su paso buscando las larvas, las víctimas pasan al ataque. Decenas de ellas le caen al avispón picándolo y mordiéndolo, pero también impidiéndole moverse y respirar, sofocándolo hasta morir.