Hay cosas que no puedo decir (…), que sé de los planes criminales de ellos, de quienes dirigen hoy la oposición, de los plantes para matarme“, dijo en un contacto telefónico durante el programa de televisión del presidente de la oficialista Asamblea Nacional Constituyente, Diosdado Cabello.

Indicó que ante esto puso en “situación de alerta a las unidades militares del país” y pidió “máxima inteligencia y contrainteligencia” e hizo un llamado a los milicianos a unirse a los grupos de “defensa” de la paz en los barrios.

El dictador señaló que la actual oposición, liderada por Juan Guaidó, es la “más criminal” de los últimos 20 años.

“Venezuela está viviendo la primera guerra de direcciones no convencionales (…). Venezuela está demostrando al mundo que es un campo de ensayo de nuevas armas de guerra cibernética, electromagnética y de una nueva estrategia de guerra que no es la invasión directa o el bombardeo a través de misiles”, indicó.

Asimismo, señaló que va “avanzando” en el racionamiento eléctrico que se aplica desde el domingo ante los daños que sufrió el sistema, que remarcó, fueron “graves”.

Agregó que la situación aún no se ha resuelto y pidió a las “51.000 unidades de defensa integral que agrupan a milicianos” que se unan a los grupos chavistas en el establecimiento de “cuadrillas defensoras de la paz en todos los barrios, en todas las cuadras y en todas las comunidades”.

Maduro dijo esto después de que días atrás se produjeran protestas por las fallas de los servicios públicos, quejas que Guaidó ha pedido que se intensifiquen.

También expresó que el establecimiento de estas cuadrillas “es constitucional, legal” y “necesario” y que no se puede permitir “que grupos de delincuentes pagados” por “desalmados y perversos lleven a ninguna comunidad la violencia”.