Déjenme decirle (al entorno de Trump) que han sido engañados y ustedes a su vez engañaron al presidente de Estados Unidos, Donald, Trump, y han entrado en una olla de mentiras, una olla de intrigas que pretendieron lanzar contra nosotros y se ha regresado contra ellos en una derrota pavorosa del intento de golpe de Estado”, dijo Maduro en un acto frente a sus seguidores.

El mandatario criticó que tanto el secretario de Estado, Mike Pompeo, como el asesor de seguridad de la Casa Blanca, John Bolton, y el enviado de EE. UU. para Venezuela, Elliott Abrams, salieron “a decir que estaba listo, que estaba montado en un avión y me iba a Cuba” antes de que los rusos lo bajaran “a empujones” del avión.

“Salen a decir que a los funcionarios honorables del Estado habían llegado a un acuerdo con ellos para un golpe de estado”, sostuvo antes de decir que entre todos engañaron a Trump y “se creyeron sus noticias falsas”.

Abrams explicó en una entrevista con Efe que se encontró con “que muchos de ellos (quienes habrían negociado la salida de Maduro) han apagado sus celulares”.

En concreto, expresó su frustración con tres figuras claves del chavismo, entre ellas el ministro de Defensa, Vladímir Padrino, quien supuestamente habían negociado durante meses con la oposición para dar la espalda a Maduro y apoyar al jefe del Parlamento, Juan Guaidó, reconocido como presidente interino por 54 naciones.

“Hablaron, hablaron y hablaron y, cuando llegó el momento de la acción, no estuvieron dispuestos a hacerlo”, criticó Abrams.

Según Washington, también formaron parte de esas conversaciones el presidente del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), Maikel Moreno, y el comandante de la Guardia de Honor Presidencial y de la Dirección General de Contrainteligencia Militar (Dgcim), Iván Rafael Hernández Dala.

Por todo ello, Maduro aseguró que “los golpistas venezolanos no solo se engañaron a sí mismos” y a los cerca de 40 militares que los acompañaron, sino también “al imperialismo norteamericano y le hicieron creer” que se iba “a rendir”.