Maduro también la acusó de haber recogido únicamente información aportada por intereses contrarios al país.

¿Se puede hablar de “crisis humanitaria” cuando el Gobierno de Estados Unidos ha despojado a Venezuela de 30.000 millones de dólares de sus activos petroleros en el extranjero y ha bloqueado y confiscado más de 7.000 millones de dólares para la compra de alimentos y medicinas?“, pregunta Maduro en su carta.

Sin embargo, el informe emitido por la Oficina de Bachelet la semana pasada no aborda únicamente la crisis socioeconómica en Venezuela, sino una serie de vulneraciones de derechos civiles y políticos.

Se menciona en particular la “represión y criminalización de la oposición política” a través de numerosas acciones, así como torturas y miles de casos de ejecuciones extrajudiciales.

Este informe, encargado a Bachelet por el Consejo de Derechos Humanos, fue criticado por altos funcionarios venezolanos apenas se conoció su contenido, pero esta vez el propio Maduro transmite directamente a la expresidenta de Chile su descontento.

En su carta, Maduro sostiene que se trata de “un informe plagado de falsas afirmaciones, tergiversaciones y manipulaciones en el uso de datos y fuente; carente de equilibrio y rigor, abiertamente parcializado”.

“Presenta un panorama distorsionado de la situación de derechos humanos en nuestro país”, dice el líder socialista.

Sepa usted que Venezuela seguirá de pie, victoriosa, que ningún falaz informe, ni agresión, podrá con nuestra férrea determinación“, agrega.