“Ayúdame, por favor”, este fue uno de los últimos mensajes que le envió Daniela ese sábado a un amigo, con el que se iba a reunir, junto a otros compañeros, publica el medio local Proceso.

Ramírez Ortiz tomó un taxi para llegar a una fiesta en el pueblo de San Andrés luego de que salió de su trabajo, en una pizzería, ubicada en la reconocida localidad de Xochimilco, al sur de Ciudad de México, explica el mismo portal.

Sin embargo, el conductor del vehículo tomó por un lugar que la joven no le había indicado y ahí, ella se alarmó. Este es el diálogo que tuvo con uno de sus amigos y que fueron difundidos en pantallazos por redes sociales:

-Ayúdame.
-Pero, ¿cómo te ayudo, bebé? ¿Ya se paró?
-No y ya no se ve nada.
-No manches.
-Estamos por Parres, el Guarda (en la alcaldía de Tlalpan).
-¿Dónde es?
-Es pasando Topilejo. Ya pasamos el Ajusco (a aproximadamente 13 kilómetros del punto de partida de Daniela).
-Llama a una patrulla.
-¿Y qué le digo?
-Que te quieren secuestrar.
-Ayúdame. Por favor.

Conversación Daniela Ramírez O
Twitter

Creo que el taxi me quiere secuestrar”, escribió Daniela en uno de los mensajes y 15 minutos después dejó de responder el celular. Lo último que alcanzó a escribir es que estaba por Parres de Guarda, Tlalpan, pueblo cercano a Tres Marías y a la salida a Cuernavaca, detalla el medio mexicano.

Desafortunadamente, luego de una larga e incansable búsqueda de casi 2 meses, los restos de Daniela Ramírez Ortiz fueron encontrados el pasado martes.

Aunque hallaron “solo huesos” (de dos cuerpos diferentes) y la fiscal Ernestina Godoy explicó que la identificación tardaría 3 días por falta de “tejido blando”, los familiares de la joven mexicana reconocieron su ropa y un trabajo dental que se había hecho, indica Proceso.

Pudimos reconocer su ropa, su dentadura y el trabajo dental que se le había hecho, y corroboramos que sí se trata de Daniela, aunque la fiscalía no nos lo haya dicho formalmente”, declaró uno de los parientes de Dala joven, citado por ese portal.

Según Proceso, este terrible caso se suma a las 181 desapariciones registradas en México de enero a mayo de 2019, de las cuales 33 eran menores de edad, de acuerdo a datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.