La mujer, que no fue identificada para proteger su seguridad, se enteró de que fotos y videos explícitos de su hija rondaban por varias páginas porno, como Pornhub y Modelhub, además de otros sitios web como Snapchat y Periscope, publica el diario Sun Sentinel.

En total eran 58 videos de sexo que se encontraron en la red de la joven, los cuales, en su mayoría, eran protagonizados junto a un hombre calvo y de raza negra, posteriormente identificado como Christopher Johnson, añade el mismo medio.

La policía, de inmediato, vinculó a Johnson al ser uno de los 2 hombres que estaban con la menor, el 26 febrero pasado, en una tienda 7-eleven en la ciudad de Davie, también en la Florida. En ese momento, un trabajador de ese local reconoció a la joven y avisó a la policía, que solo pudo recoger los videos de las cámaras de seguridad, detalla el rotativo estadounidense.

Con esas imágenes lograron determinar que se transportaban en un carro Dodge Challenger negro, el cual pertenece a Christopher Johnson, indica el Sun Sentinel y amplía que con los datos del vehículo lograron saber en dónde vivía ese sujeto.

El pasado martes, la policía detuvo a Johnson, minutos después de salir de su casa en el Challenger negro junto a la adolescente, quien más tarde dijo a los detectives que muchos de los videos de ella teniendo sexo con Johnson habían sido grabados en su departamento, expone ese diario.

Por último, uniformados allanaron la vivienda de Johnson y encontraron documentos de una clínica de abortos. “La víctima declaró que quedó embarazada del acusado y él la llevó a la clínica para abortar”, escribió el oficial Adam Granit en el informe de arresto de Johnson, citado por el Sun Sentinel.

Este es Christopher Johnson, acusado de un delito grave de agresión lasciva contra una víctima de entre 12 y 16 años.