El suceso aconteció en el municipio de Colerain, en Ohio (EE. UU.), y por ello Britany Price resultó con fracturas en el pómulo y la nariz, publica la cadena informativa CBS.

Price, que llegó al McDonald’s en carro junto a sus 4 hijos, decidió parquear e ir ella por la comida de todos, explicó la mujer al mismo medio y añadió que pidió ‘Happy Meals’ y hamburguesas con queso.

Minutos después, contó la estadounidense, le entregaron su pedido y salió tranquila a alimentar a sus pequeños. Sin embargo, cuando ya estaba dentro de su auto se dio cuenta de que le habían entregado mal su pedido y decidió volver para enmendaran el error, detalla esa cadena.

Pero 23 minutos después perdió la paciencia, se cansó de esperar y empezó a reclamarle airadamente a una de las empleadas administrativas, pidiéndole un reembolso de su dinero. Ahí comenzó la discusión y Price, en medio de su rabia, le lanzó la comida que le habían entregado a la gerente, cómo se ve en el video, recientemente difundido.

Lo que nunca espero es que la empleada de McDonald’s le respondiera lanzándole una licuadora, lo que le provocó fractura de pómulo y nariz y por lo que tuvieron que hacerle un par de cirugías, indica CBS.

“Es como si me estuvieras ignorando directamente, entonces, ¿qué opción tengo? No tengo que aguantar esto, así que fui a buscar la comida, quería que me devuelvan mi dinero. Y ahí es donde empezó todo”, dijo la mujer a ese medio.

A pesar de resultar con graves heridas, Britany Price no presentó cargos ni contra la gerente ni contra McDonald’s, finaliza CBS.