La mujer, según el diario Vanguardia, se llama Graciela y tiene 28 años. Según los vecinos del sector, la presunta delincuente habría intentado ingresar a la vivienda a través de un techo de ángulos de metal con el fin de robar, pero fueron ellos mismos quienes alertaron a las autoridades para que vinieran a auxiliar a la mujer. Todo sucedió el martes 27 de agosto.

Después de que los bomberos y miembros de la defensa civil mexicana acudieron, tuvieron que cortar la reja con maquinaria especializada, después de lo cual se comprobó que la mujer se había lastimado al tratar de zafarse por sus propios medios y por ello tuvo que ser trasladada a un hospital.

La presunta apartamentera habría estado acompañada de un cómplice, que se fugó, según testigos citados por Vanguardia, pero no contaba con que su cuerpo no pasaba por ese agujero y por ello quedó atrapada con la cabeza y los brazos, a la altura de las axilas.

El medio no informó cuál es la situación jurídica de la mujer, o si ya salió del centro de salud.