Ahora, el joven enfrenta una denuncia penal y podría ser condenado a arresto domiciliario por haber contagiado a varios invitados, informó el Clarín.

El fiscal del caso indicó a ese portal que si bien se han confirmado 11 infectados, el número podría ascender: 20 personas tuvieron contacto con Toledo y en este momento son “sospechosos” de contagio.

De acuerdo con MDZ Online, el irresponsable joven permanece internado en la clínica Adventista de Buenos Aires, a donde llegaron unos policías para leerle sus derechos.

Ese medio también señaló que Toledo regresó el pasado 14 de marzo a Argentina y que 5 días después fue ingresado a terapia intensiva debido a una afección respiratoria. A pesar del peligro que representaba para los demás, él decidió salir a la fiesta.