Debemos seguir la línea de la cautela para defender los resultados obtenidos en los últimos meses gracias al sacrificio de todos”, explicó el ministro de Salud italiano, quien anunció también que las personas que lleguen de Croacia, Grecia, Malta y España deben someterse obligatoriamente a la prueba de coronavirus. 

Los viajeros que entran a la península provenientes de los países indicados por un aeropuerto, puerto o puesto fronterizo pueden someterse a pruebas rápidas in situ, presentar un certificado obtenido en las últimas 72 horas o realizar la prueba en los dos días siguientes tras respetar una breve cuarentena.

Toda persona, incluso asintomática, debe comunicar a las autoridades sanitarias locales la fecha de su entrada a Italia.

Italia ya había cerrado sus puertas a los viajeros provenientes de Kosovo, Serbia, Montenegro, Bosnia, Macedonia del Norte y Moldavia. Los que llegan de Bulgaria y Rumanía deben observar la cuarentena y controles médicos. 

El país europeo también prohíbe la entrada a las personas que han permanecido más de dos semanas en Armenia, Baréin, Bangladesh, Brasil, Chile, Kuwait, Omán, Panamá, Perú y República Dominicana. 

Varias regiones de Italia decidieron al inicio de la semana imponer la cuarentena a los viajeros que provengan de los países europeos considerados de riesgo, debido al aumento de contagios entre los italianos que han pasado vacaciones en ellos, en particular en Grecia y España.