La cueva Malham tiene 10 km de longitud, atraviesa el Monte Sodoma –la mayor montaña de Israel– hasta un punto al sudoeste del Mar Muerto.

En todo el recorrido se pueden ver numerosas estalactitas de sal, y las paredes por momentos brillan por los cristales. En la punta de algunas de las estalactitas son visibles aún gotas de agua salada.

Malham se hizo famosa entre los investigadores mediante el trabajo de Amos Frumkin, fundador y director del Centro de Investigación de Cueva de la Universidad Hebrea, quien en los años 80 cartografió unos 5 kilómetros de su recorrido, estableciendo que era una de las cavernas más largas.

Sin embargo, en 2006 investigadores cartografiaron más de 6 kilómetros de la cueva N3 en la isla de Qeshm, sur de Irán, apoderándose, por así decir, del título de gruta de salitre más larga del mundo.

Hace 2 años, sin embargo, el espeleólogo israelí Yoav Negev decidió completar el trabajo de Frumkin, y para ello consiguió la ayuda de exploradores búlgaros.

Nagev, fundador del Club Israelí de Exploradores de Cuevas, se unió al experto Boaz Langford para organizar un equipo de 8 espeleólogos europeos y otros 20 locales.

En 2018, el equipo pasó 10 días cartografiando la caverna.

Ya en 2019, otro equipo de 80 exploradores volvió a la gruta para 10 días adicionales de mediciones, y finalmente lograron completar la cartografía de la cueva con dispositivos de rayos láser.

En total, determinaron que la extensión es de más de 10 km.

Bellas formaciones

El Monte Sodoma es básicamente un enorme bloque de sal cubierto por una camada de roca fina pero resistente.

Las raras lluvias del desierto hallan su camino a través de fisuras en la roca y disuelven la sal para formar pequeñas cuevas por donde fluyen hacia el Mar Muerto.

Aún en el breve periodo desde que Frumkin inició el mapeo, la estructura de la caverna ya ha cambiado, y continuará modificándose.

Una gran parte del interior de la caverna está cubierta de una fina camada de polvo que sopla desde el desierto. Enormes bloques de sal –algunos con color ámbar por causa del polvo– y minerales sobresalen para formar estructuras dramáticas.

Uno de esos bloques, que parece haber sido tallado finamente, es llamado ‘La Guillotina’, al tiempo que otras losas de sal en diferentes áreas son llamadas ‘Los 10 mandamientos’.

Periodistas que visitaron la caverna tuvieron que escalar y arrastrarse para llagar a la ‘Cámara de casamientos’, donde centenas de estalactitas blancas, de diversas formas, crean un efecto especial.

Para Negev, Malham es “toda una categoría en sí misma”.

“No hay nada parecido en Israel”, dijo, para añadir que no existe otra caverna que siquiera se aproxime de la marca de los 10 kilómetros.

Según el explorador, la caverna es una extensa red de “cámaras, pasadizos y plataformas, una después de otra”.

Para el experto, “es la más impresionante y compleja de Israel… Y una de las más bellas y fascinantes en que he estado”.

Negev minimizó el significado de haber despojado del récord a la cueva de Irán, que Israel considera como un país enemigo.

Según dijo, tiene “excelentes relaciones” con espeleólogos iraníes mediante las redes sociales y conferencias profesionales.

“La rivalidad política crea el deseo de conectarse y la curiosidad mutua. Ellos son realmente excelentes espeleólogos. Ojalá pudiera visitarlos”, dijo.