“Se ha emitido una orden de arresto y se ha requerido a la policía internacional [Interpol] que ponga una alerta roja para capturar a Donald Trump por este crimen”, manifestó este lunes el fiscal de Teherán, Alí Alqasimehr, citado por la agencia oficial IRNA.

Alqasimehr, igualmente, solo reveló la identidad del presidente del país norteamericano y afirmó que Irán perseguirá su enjuiciamiento. Incluso, después de que termine su mandato en la Casa Blanca.

Una notificación roja de Interpol, el más alto nivel de alerta, es una solicitud a las fuerzas del orden de todo el mundo para localizar y detener provisionalmente a una persona en espera de extradición, entrega o acción judicial similar.

A pesar del exclusivo pedido de la República Islámica, es poco probable que la organización policial lo acepte, ya que su normativa le prohíbe “emprender cualquier intervención o actividad de naturaleza política”.

Qasem Soleimani, comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, fue dado de baja por Estados Unidos en medio de una operación militar con aviones no tripulados el pasado 3 de enero en Bagdad.

Debido a esto, Irán atacó una semana después con misiles una base militar con presencia de soldados estadounidenses en Irak, lo que estuvo a punto de derivar en un conflicto directo entre Teherán y Washington.