El ministerio de Finanzas y el Banco de Tanzania decidieron comprar estas piedras preciosas, que pesan 9,2 kilos y 5,8 kilos cada una, según reportó este miércoles el periódico tanzano The Citizen.

El sueño de nuestro presidente de convertir el sector de la minería en beneficio para los tanzanos ha sido, de manera extensa, conseguido”, alegó el secretario principal de Minerales tanzano, Doto Biteko, en declaraciones hoy a la prensa.

El presidente de Tanzania, John Magufuli, prometió invertir en el sector de la minería y aumentar los ingresos de dicho sector, y llegó a ordenar al Ejército construir un muro en torno a la única zona donde se cree que hay tanzanita para protegerlo del contrabando extranjero.

“Habrá una gran fiesta mañana”, dijo a la BBC Laizer, de 52 años padre de más de 30 niños.

Quiero construir un centro comercial y una escuela. Quiero construir esta escuela cerca de mi casa. Hay muchas personas pobres por aquí que no pueden permitirse llevar a sus hijos a la escuela… No tengo educación, pero me gusta que las cosas funcionen de manera profesional. Por eso me gustaría que mis hijos manejen el negocio profesionalmente, agregó Laizer al medio británico.

Por ello, el gobierno tanzano ve en Laizer el ejemplo a seguir por muchos pequeños mineros artesanales, que normalmente trabajan largas jornadas por sueldos muy bajos en sitios legales de compañías normalmente extranjeras o ilegales.

“Sí, necesitamos extranjeros para que nos ayuden porque Tanzania no es una isla. Sí, necesitamos extranjeros para que vengan y nos ayuden en el capital que necesitamos de ellos. Sí, necesitamos extranjeros porque tienen tecnología mucho más avanzada que nosotros, pero no vamos a aceptar que nos derriben”, consideró Biteko.

Dos quilates de tanzanita (400 miligramos) de la mejor calidad, un mineral descubierto por primera vez en la década de los 60 y controlado entonces como monopolio por la compañía Tiffany & Co, pueden llegar a valer en el mercado hasta 700 dólares.

De acuerdo con la BBC, la tanzanita es una de las gemas más raras de la Tierra, y un geólogo local estima que su suministro puede agotarse por completo en los próximos 20 años.