Las autoridades lo reconocieron como Bennet a pesar de que el hombre no tenía documentos al momento del accidente y de que su rostro estaba desfigurado. Todo parece indicar que los oficiales se basaron en una foto para identificarlo, informó Chicago Sun Times.

Debido a sus graves heridas, el hombre fue trasladado a la unidad de cuidados intensivos del Mercy Hospital, a donde llegaron los parientes de Bennet. Después de varios días sin mostrar mejoría, la familia autorizó que lo desconectaran del soporte vital, indicó el diario estadounidense.

Mientras eso ocurría, la familia de Brittman buscaba desesperadamente al hombre, de quien reportaron su desaparición con la policía. Todo este error se descubrió durante una barbacoa, cuando Bennet apareció de repente. Según el medio, esto ocurrió justo cuando su familia preparaba su funeral.

El Chicago Sun Times señaló que la identidad de Brittman fue aclarada en la morgue, donde le hicieron una prueba dactiloscópica (de huellas dactilares).

Por esa confusión, las familias de ambos hombres demandaron a la ciudad de Chicago y al Mercy Hospital, argumentando negligencia. Todos coinciden en que esta tragedia se habría evitado si desde un principio le hubieran hecho un examen dactiloscópico al hombre que la policía encontró bajo el vehículo, concluyó el periódico.