En un comunicado publicado en Facebook, Craig Guildford, jefe de la policía local, reprobó la conducta de Leivers y la calificó de “despreciable y atroz”:

“En estos tiempos de preocupación para todos, tener a alguien escupiendo a los oficiales y amenazándolos de contagiarlos de coronavirus es despreciable y atroz”.

La misiva señala que al agresor, de 48 años, se le hicieron exámenes de COVID-19 tan pronto se conoció que había escupido a los policías; estos revelaron que por fortuna no estaba infectado.

“Era de interés público tratar el asunto más temprano que tarde. […] Los trabajadores de emergencia tienen un trabajo difícil en el mejor de los casos, aún más en este momento, y la corte no dudará en proteger a los oficiales”, explicó el juez del caso, según el comunicado publicado por las autoridades.

Este caso recuerda otro muy similar que se registró en Colombia: un hombre que tendría coronavirus escupió a 8 policías en el municipio de Sabaneta (Antioquia). El sujeto, que intentó suicidarse, agredió a los uniformados cuando todos esperaban ayuda médica.