Ese día, Andrew y Kalley Heiligenthal, padres de la bebé, fueron a despertarla y se dieron cuenta de que no respiraba. De inmediato, llamaron al número de emergencia, pero lastimosamente fue declarada muerta en el hospital de Redding, al norte de California (EE. UU.), publica el diario The New York Post.

Desde ese momento, los Heiligenthal, fielmente cristianos y miembros de la iglesia Bethel, no han aceptado la muerte de su hija y se aferran a su fe para que resucite, por medio de sus plegarias, explica el mismo medio.

Kalley Heiligenthal es reconocida en el lugar como cantante de música cristiana y tiene en su cuenta de Instagram más de 260.000 seguidores. Por ello, aprovechó esa red social para pedir a que se unan a sus oraciones y pedidos por la vida de la pequeña Olive Alayne, detalla el rotativo estadounidense.

Estamos pidiendo por oraciones. Creemos en un Jesús que murió y derrotó de manera concluyente cada tumba, con las llaves del poder de la resurrección. Lo necesitamos para nuestra pequeña Olive Alayne, que dejó de respirar y los médicos la declararon muerta ayer. Pedimos oraciones audaces y unificadas de la iglesia mundial para apoyarnos en la creencia de que Él resucitará a esta niñita. Su tiempo aquí no ha terminado, y es nuestro momento de creer con audacia y con confianza para ejercer lo que el Rey Jesús pagó. Es hora de que ella cobre vida”, escribió la mujer el domingo en su Instagram.

El pedido de los Heiligenthal llegó al corazón de los habitantes de Redding y también a ciudadanos en todo EE. UU. y el mundo. Incluso, la congregación Bethel preparó una recaudación de fondos por medio de la página GoFundMe y en pocas horas recogieron 43.000 dólares para cubrir gastos inesperados, indica The New York Post.

Las publicaciones, llenas de fe y esperanza, en Instagram de Kalley Heiligenthal no pararon y siguieron hasta este miércoles. “El día 3 es un muy buen día para la resurrección”, “El día 4 es un muy buen día para la resurrección”, “El día 5 es un muy buen día para la resurrección”, así comienzan cada uno de ellos.

Kalley y otros miembros de la comunidad cristiana publicaron videos en redes sociales de muchísimas personas cantando por la resurrección de Olive, finaliza el mismo diario.