Este glaciar es tan grande que tiene casi la misma superficie que todo el Reino Unido (192.000 kilómetros cuadrados) y debajo de este las aguas registran temperaturas de más de 2 grados por arriba del punto de congelamiento, según publica un estudio de la British Antarctic Survey (BAS).

Es tan preocupante el tema que solo este glaciar podría aumentar el nivel del mar en unos 65 centímetros y si se lleva consigo la mayor parte de la capa de hielo antártico, esa cifra incrementaría a más de 3,3 metros en una par de siglos, advierten los científicos de la BAS.

El equipo de investigadores, conformado por británicos y estadounidenses, obtuvo ese descubrimiento luego de construir un túnel de 700 metros a través del Thwaites. Entre los varios instrumentos que enviaron al tunal, había un robot submarino, llamado Icefin, que llegó al punto en el que el hielo se une con la tierra, indica la misma institución.

El objetivo era descubrir por qué se derrite: “Diseñamos el Icefin para poder acceder a las zonas de tierra de los glaciares, lugares en los que las observaciones han sido casi imposibles, pero donde rápidos cambios están sucediendo”, señaló Britney Schmidt, del Georgia Institute of Technology de Atlanta y que hizo parte del informe de BAS.

El oceanógrafo Keith Nicholls, por su parte, dijo que el calentamiento global está haciendo que las aguas más cálidas del océano están erosionando muchos glaciares, pero que están específicamente preocupados con el Thwaites, debido a que por su tamaño refuerza toda la capa de hielo de la Antártida occidental, finaliza la British Antarctic Survey.