Además del envío de una flota aérea, el G7 decidió un plan de ayuda a mediano plazo destinado a la reforestación que será presentado a la Asamblea General de la ONU a fines de septiembre.

Para ese plan será necesario el acuerdo de Brasil y un trabajo con las ONG y las poblaciones locales, indicaron el presidente francés Emmanuel Macron y su homólogo chileno Sebastián Piñera.

Esta “iniciativa para la Amazonia” fue anunciada tras una sesión de la cumbre del G7 consagrada al medio ambiente, durante la cual se abordó la situación que atraviesa la selva amazónica.

Emmanuel Macron ha hecho de la situación de la Amazonia una de las prioridades del encuentro, llamando el sábado a la “movilización de todas las potencias” para luchar contra el fuego y reforestar.

Debemos responder al llamado de la selva que arde hoy en Amazonía de forma muy concreta“, añadió, tras cuestionar al presidente brasileño Jair Bolsonaro.

Según las últimas cifras, en Brasil han sido detectado 79.513 incendios desde el inicio del año, de los cuales algo más de la mitad en la Amazonia. Presionado por la comunidad internacional, Brasil acabó por entrar en acción el domingo, enviando a la zona en llamas dos aviones C-130 Hércules.

El Grupo de los Siete o G7 está conformado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Italia, Japón, Reino Unido y Francia, donde se lleva a cabo la cumbre número 45. Para esta edición, fueron invitados otros 9 países, entre ellos Chile y España.