Por esto, las autoridades abrieron investigación tras una denuncia hecha por “más de una veintena de mujeres” que vieron fotos suyas desnudas en Facebook, compartidas sin su consentimiento, y en las cuales se mencionaban su nombre completo, fila y unidad a la que pertenecían.

Las publicaciones en la red social iban acompañadas de comentarios lascivos, sexistas y ofensivos.

En un comunicado publicado en el sitio web oficial de los Marines norteamericanos se condena este comportamiento, remarcando que “no aprueba este tipo de conductas, que socava sus valores”. Además indicó que “esta conducta destruye la moral, erosiona la confianza y degrada al individuo”.

El presidente de la comisión de las Fuerzas Armadas de la Cámara de Representantes, Mac Thornberry, también condenó el grupo en Facebook tildándolo de “inaceptable” y remarcando que el “trato que recibieron esas mujeres marines es penoso”.

El general Robert Neller, también remarcó en su cuenta en Twitter que el “éxito de los marines se basa en el respeto y la confianza con los compañeros”. Además, remarcó que cada uno de ellos debe dar todo de sí para ser los mejores “seres humanos posibles”.

Este escándalo de las Fuerzas Armadas estadounidenses está siendo investigado por el Servicio Naval de Investigación Criminal (NCIS). En un comunicado se aclaró que la indagación se llevará en total hermetismo y “no se discuten los detalles”.

AFP