Aunque previamente afirmó que no iba a contener imágenes violentas y recomendó que los menores de edad no lo vieran, Facebook no permitió que el hombre de 57 años continuara con el video.

“Facebook me ha bloqueado el ‘streaming’ hasta el 8 de septiembre. Juzguen ustedes mismos”, escribió Cocq en la red social, donde instó a sus seguidores a quejarse ante el presidente francés, Emmanuel Macron, y ante otras autoridades europeas.

La plataforma digital, por su parte, manifestó que respeta la decisión del afectado, pero por políticas internas de la compañía estadounidense no están permitidos los videos y fotografías que representen algunas “tentativas de suicidio”.

“En base a los consejos de varios expertos, hemos tomado medidas para impedir la difusión en directo en la cuenta de Alain, pues nuestras normas no permiten la representación de intentos de suicidio”, recalcó el vocero oficial de Facebook.

Cocq, que en los últimos dos años ha estado postrado en una cama, reivindicó su derecho a la libertad de expresión y a una muerte digna. Este domingo, el hombre dejó de alimentarse y de hidratarse, así como de recibir tratamientos médicos, para denunciar que la eutanasia no es legal en ese país.

La sedación profunda solo está autorizada para enfermos terminales y, pese a que el hombre intentó que Macron intercediera a su favor, este le contestó que “su deseo de solicitar ayuda activa para morir no está permitido actualmente por las leyes” de Francia.

Muchos internautas en las diferentes redes sociales le dieron su apoyo al hombre. La mayoría creen que su acción permitirá una evolución de la ley Claeys-Leónetti de 2016, que solo autoriza la eutanasia para personas que se hallan a pocas horas de una muerte segura.