Tras el accidente, el exmandatario demócrata, de 95 años, fue trasladado al Centro Médico Phoebe Sumter en Ellaville (Georgia, EE.UU.), donde comenzó un tratamiento para recuperarse y permaneció en observación.

La portavoz del Centro Carter, Deanne Congileo, dijo en un comunicado que el exgobernante se encuentra “de buen ánimo y espera recuperarse en casa”.

Esta es la tercera caída que ha sufrido Carter en los últimos meses. La primera, ocurrida durante la primavera de este año, requirió de cirugía para el reemplazo de su cadera; y la segunda, el pasado 6 de octubre, resultó en 14 puntos de sutura en su ceja, según medios de comunicación locales.

Aun después de esa caída, Carter viajó el día siguiente a Nashville, en el estado de Tennessee, para unirse a voluntarios en la construcción de una casa dentro de la iniciativa Hábitat para la Humanidad.

“Tenía una prioridad número uno y esa era venir a Nashville a construir casas”, apuntó Carter hace dos semanas en declaraciones a la prensa en esa ciudad estadounidense.

Carter es el expresidente vivo de más edad en la historia de Estdos Unidos, y con su esposa, Rosalyn, de 91 años, forman la pareja presidencial con matrimonio más largo, con más de 73 años desde su boda.