Sucedió en el centro de investigación Vector, en Siberia, donde científicos de ese país investigan, experimentan y desarrollan vacunas contra peligrosas enfermedades, detalló RT Noticias.

Una mezcla de gas y aire habría provocado la explosión y posterior conflagración que solo dejó un trabajador herido, sin generar riesgo alguno pues en ese lugar no habría sustancias peligrosas, señalaron las autoridades, según ese mismo medio.

El diario El País señala que ese lugar “durante la época soviética desarrollaba programas de investigación sobre armas biológicas y vacunas”, y actualmente “tiene una de las colecciones de virus más completas del mundo”. Ébola, SARS (Síndrome respiratorio agudo grave), virus de Marburgo y viruela son algunas de sus ‘joyas’, de acuerdo con ese medio, aunque otros hablan también de ántrax y más tipos de plagas.

Tan solo la viruela, comenta la BBC, mató 300 millones de personas en el siglo XX, pero se considera erradicada y solo se conservan dos muestras conocidas: una en Vector y otra en el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Atlanta, en Estados Unidos.

La razón por la que se conservarían esos virus, según el medio británico, es que científicamente sería mucho más fácil llevar a cabo investigaciones con muestras vivas, pero las autoridades también temen que criminales puedan tenerlas, por lo que una eventual defensa ante ellos será más fácil si se tienen las muestras.