La gerente de esa empresa llamó a la policía y dijo que los dos empleados, una mujer de 24 años y un hombre de 23 años, tenían que ir al hospital porque el agua que habían ingerido tenía algo, informó el Daily Mail.

La jefa de Enterprise también le dijo a las autoridades que el sospechoso, un joven de 19 años, estaba “actuando de manera extraña” cuando lo vio con un gotero en la mano y “jugando con su jarra de agua”.

Luego de esto, el joven cogió las botellas de los dos empleados para aplicarles unas gotas de LSD, motivo por el cual comenzaron a sentirse extraños y mareados cuando tomaron unos sorbos, agregó la funcionaria.

De acuerdo con el portal My Leader Paper, los dos afectados fueron llevados de urgencia al Mercy Hospital South en el sur del condado de St. Louis (Estados Unidos), donde fueron atendidos y dados de alta.

Cuando las autoridades interrogaron al joven, él aseguró que había puesto la sustancia alucinógena en las botellas de agua porque sus compañeros de trabajo “estaban demasiado tensos y necesitaban tener mejor energía”.

Después de dar sus declaraciones, el hombre de 19 años fue dejado en libertad.