Nadie me silenciará. Por eso decidí cruzar la frontera en Colombia y seguiré más adelante para pedir que nos ayuden. Solos no podemos y mi compromiso es con Venezuela“, dijo el legislador en su cuenta de Twitter, en la que compartió una fotografía en la que se le ve atravesar un paso fronterizo ilegal en el estado de Táchira.

Blanco, que pasó casi 40 días como refugiado en la Embajada de Argentina en Caracas, es uno de los 14 diputados venezolanos a los que la Fiscalía relaciona con la rebelión de abril, que el régimen de Maduro controló sin víctimas fatales.

En ese entonces, Juan Guaidó, y Leopoldo López se presentaron a las afueras de una base militar en Caracas junto a un grupo de uniformados e hicieron un llamado a desconocer a Maduro, que gobierna desde 2013.

Posteriormente se registraron protestas y choques entre opositores y las fuerzas de seguridad del Estado, que perduraron hasta el 1 de mayo, cuando se conmemora el Día de los Trabajadores.

Según diversos registros, cinco personas murieron, casi 100 resultaron heridas y se practicaron más de 200 arrestos durante las manifestaciones.

A inicios de mayo el Supremo, que según la oposición está subordinado al Ejecutivo de Maduro, pidió a la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), un órgano integrado solo por afectos al chavismo y no reconocido por buena parte de la comunidad internacional, dejar sin fuero a los 14 diputados acusados por rebelión.

Ante esto, Blanco se refugió en la Embajada de Argentina en Caracas el pasado 9 de mayo, en la que ingresó en calidad de “huésped”.

Se desconoce cómo burló la Policía para finalmente llegar a Colombia.