De igual manera, mediante un comunicado de prensa, la empresa norteamericana confirmó que David L. Calhoun (actual presidente de la compañía) será el remplazo de Muilenburg, a partir del próximo lunes 13 de enero.

“La Junta Directiva decidió que era necesario un cambio en el liderazgo para restaurar la confianza en la compañía, a medida que trabaja para reparar las relaciones con los reguladores, los clientes y todas las demás partes interesadas”, manifestó Boeing en el documento.

Adicionalmente, la empresa señaló en el comunicado que bajo este nuevo liderazgo “operarán con un compromiso renovado de total transparencia, incluida una comunicación efectiva y proactiva con la Administración Federal de Aviación (FAA por sus siglas en inglés), reguladores globales y sus clientes”.

Por el momento, Greg Smith, director financiero de la empresa aeronáutica, se desempeñará como CEO interino durante el período de transición, hasta que Calhoun renuncie a todos sus compromisos y asuma el cargo.

Calhoun tendrá como principal objetivo superar la crisis que vive actualmente Boeing, luego de los dos accidentes mortales de su avión más vendido, el 737 Max, en los que fallecieron más de 340 personas.

Finalmente, la W Radio aseguró que durante esta fuerte crisis la compañía estadounidense perdió un total de 8.000 millones de dólares y sus acciones cayeron un 22 % en la bolsa de valores de Wall Street.