La agencia estatal KCNA indicó que Corea del Norte “cortará completamente el enlace entre las autoridades del Norte y del Sur”, así como otros canales de comunicación, sobre todo entre las fuerzas armadas de ambos países.

A pesar de las tres cumbres en 2018 entre el líder norcoreano, Kim Jong- un, y el presidente surcoreano, Moon Jae-in,  las relaciones entre las dos naciones vecinas están estancadas desde hace algún tiempo, agregó este mismo medio.

La KCNA, igualmente, señaló que las recientes “acciones hostiles” por parte de las autoridades surcoreanas en contra de Corea del Norte, “han llevado a las relaciones intercoreanas al desastre”.

Kim Yo-jong, la influyente hermana de Jong-un, amenazó con desechar el acuerdo militar entre los dos países, que busca aliviar las tensiones en la frontera común, si Seúl no impide que los militantes envíen los panfletos propagandísticos anti Pyongyang.

“Hemos llegado a la conclusión de que no hay necesidad de sentarnos cara a cara con las autoridades surcoreanas y que no hay nada que discutir con ellas, porque solo han alimentado nuestra consternación”, afirmó el régimen norcoreano en declaraciones emitidas por la agencia estatal.

Corea del Norte puso fin a la mayoría de sus contactos con el Sur después de la fallida cumbre entre Kim Jong-un y el presidente estadounidense, Donald Trump, en 2019, que dejó en un punto muerto las negociaciones sobre el programa nuclear norcoreano.