De acuerdo con el diario The Sun, Costel Varga abusó sexualmente de la menor, de la cual no revelaron su nombre, por primera vez en el año 2014, cuando tenía 12 años.

Lo más aterrador del caso es que el rumano, que en ese momento vivía en la ciudad de Alba, recibió la aprobación de la madre de la niña, pues la mujer es estéril, indica el mismo medio.

Sin embargo, cuando la víctima de las violaciones dio a luz por primera vez, en el 2015, los médicos que la ayudaron con el parto alertaron a la policía sobre el caso, señala el rotativo británico.

Las autoridades decidieron quitarle la custodia del recién nacido a la niña y a Costel Varga, mientras investigaban la violación, pero no contaban con que el hombre se iba a escapar de la ciudad, secuestrando a su hijastra y al bebé, detalla The Sun.

En el 2016, la víctima de los constantes abusos fue hallada en la ciudad de Cluj-Napoca, también en Rumania, con otro bebé. La adolescente, en ese momento con 14 años, relató a la policía Brazen Augustin Costel Varga era el padre de su segundo hijo y que desapareció justo antes de su nacimiento, agrega ese diario.

Costel Varga fue capturado el año pasado (2019) y recientemente fue condenado a 2 años de prisión, pero sus abogados apelaron la decisión y el caso será llevado ante el Tribunal de Apelación de Oradea en junio; mientras la víctima y los 2 bebés residen en un centro de apoyo, finaliza The Sun.