La víctima del agente británico Brehmer fue le enfermera Claire Parry, de 41 años y madre de dos hijos, publica la BBC, que señala que el martes 27 de octubre una corte de la municipalidad de Salisbury, Inglaterra, sentenció a exagente de policía a 10,5 años de prisión.

Brehmer, de la misma edad que su víctima, se reunió en su vehículo en el parqueadero de un pub, donde durante una discusión con su amante, –también esposa de otro policía– esta le alcanzó a enviar un mensaje de texto a la esposa de Brehmer, desde el celular del uniformado, en el que le decía que la estaba engañando.

El patrullero Brehmer entró en cólera y le apretó el cuello, señala BBC, lo que le produjo una lesión cerebral a Parry que le quitó la vida al día siguiente, cuando ya había sido ingresada a un hospital.

Durante el juicio contra el expolicía, según el medio local Bornemouth Echo, la parte acusadora señaló que la riña entre Brehmer y Parry se produjo porque la enfermera le reclamó sobre otra relación extramarital de Brehmer con Kate Rhodes y ahí fue cuando la situación comenzó a salirse de control, con el punto más álgido cuando la víctima le escribió a la esposa de Brehmer sobre la relación extramatrimonial.

El juez, al dar su veredicto, le señaló al expolicía el hecho de no haber tratado de auxiliar a la víctima, al tiempo que un policía activo le dijo al Daily Mail: “Nuestro deber como policías es proteger al público y que un oficial en servicio tome la vida de otro de esta manera es inconcebible”, recoge el medio inglés.