El concierto, al que acudieron unas 300 personas que se apiñaron en la plaza Diego Ibarra, contó con la participación de cantantes emblemáticos del chavismo, quienes componen los temas musicales de la llamada revolución bolivariana para sus mítines y campañas políticas.

Aunque la actividad no fue transmitida por el canal de televisión pública VTV, sí fue grabada por el equipo de ‘Zurda Konducta’, un programa que la señal estatal emite durante la noche y en el que abundan defensas al Gobierno y señalamientos a los opositores que califican como “enemigos de la patria”.

Además, algunos segmentos del concierto fueron difundidos a través de las redes sociales de ese programa, así como por el canciller venezolano, Jorge Arreaza, quien, a través de Twitter, compartió una fotografía de esta actividad sin agregar comentarios al respecto.

En la misma red social, un perfil llamado ‘Justice For Saab’ (Justicia para Saab) publicó varias fotografías del concierto con mensajes a favor de Álex Saab, detenido en junio de 2020, cuando su avión hizo escala para repostar en Cabo Verde, tras una petición de EE.UU. cursada a través de Interpol por supuesto blanqueo de millones de dólares.

Entre esas publicaciones, destaca la visita que hicieron este sábado dos diputados oficialistas a la embajada de Nigeria en Venezuela para pedir que intercedan por la libertad plena del empresario (sobre quien se conoció recientemente una carta amenazante de parte del régimen venezolano), toda vez que este se encuentra bajo arresto domiciliario desde finales de enero y con pedido de extradición de Estados Unidos.

El recital de este sábado es el primer acto de concentración de personas a favor de Saab, luego de que en las últimas semanas aparecieran grafitis y pancartas en Caracas con pedidos de “libertad ya” para el “compatriota luchador”.

El Ejecutivo de Nicolás Maduro ha denunciado que Saab trabajaba como “enviado especial” cuando fue detenido y luego informó que había sido nombrado como embajador de Venezuela ante la Unión Africana.

Estados Unidos considera a Saab “testaferro” de Maduro y sospechoso de haber lavado -junto a su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido- hasta 350 millones de dólares para pagar los supuestos actos corruptos del presidente venezolano.