Junto al cadáver del colombiano había otros cinco cuerpos sin vida en una fosa común encontrada el pasado domingo al noroeste de Ciudad de Panamá.

Hasta el momento solo ha sido identificado Reyes Lozano, de acuerdo con el Ministerio Público (equivalente a la Fiscalía) de ese país.

La entidad panameña avanza en el proceso para determinar la identidad de los otros muertos. Para tal fin, analizó el ADN de otro colombiano que sería hermano de una mujer que estaba en la fosa.

También estudia el de un panameño que vivió en Colombia y que sería padre de uno de los hombres encontrados sin vida.

Sobre la fosa común, Alexis Betancourth, ministro de Seguridad Pública, le dijo al medio panameño TVN Noticias lo siguiente:

Este caso tiene un alto sentido de vinculación con el narco”.

Argentina Barrera, fiscal especializada en homicidios, afirmó en rueda de prensa que, por la forma en que estaban los cuerpos, y por la crueldad y violencia manifiestas (todos murieron por asfixia), se trataría de un hecho “relacionado a la subcultura del crimen organizado”, cita la agencia EFE.

De hecho, el pasado domingo, cuando recién se conoció el caso, TVN Noticias reportó que, según información extraoficial, uno de los cadáveres tenía el documento de identidad de un colombiano posiblemente vinculado al narcotráfico.