“El mayor conversador es el diablo, que siempre anda diciendo las cosas malas de los demás, porque es el mentiroso que trata de (…) alienar a sus hermanos y no de hacer comunidad”, dijo Francisco, citado por CNN, al tiempo que instaba a los feligreses de la Iglesia católica a “no chismear”.

CNN recuerda que en 2016 el prelado se dirigió a curas y monjas con una advertencia similar, acerca de que “no alimentaran el terrorismo de los chismes” y los invitó a “morderse la lengua” entes de proferir comentarios que pudieran herir a otras personas.

En 2018, les dijo a los feligreses congregados en la misa de la plaza de San Pedro de Roma que “la lengua mata, como un cuchillo”.

Y justo el año pasado, el papa les envió a los peluqueros un mensaje similar durante el día de San Martín de Porres, patrono de estos profesionales, a la vez que les encomendó tratar a sus clientes con “cortesía y amabilidad”.

En el sermón donde dijo que el diablo es un chismoso, Francisco hizo énfasis en que a las personas hay que llamarles la atención en privado cuando cometen errores, recoge CBS News, y no ventilar sus faltas en público.

No obstante, respecto de la reprimenda en privado, CBS News señala que algunos sobrevivientes de abuso sexual criticaron esta postura, que para ellos es la misma que se ha adoptado con los sacerdotes abusadores de niños y por ello estos crímenes fueron y siguen siendo encubiertos.

El siguiente video publicado en la cuenta de YouTube del diario británico The Guardian muestra a Francisco hablando desde su balcón cuando lanza sus comentarios frente al chisme, dado que por el riesgo de contagio con coronavirus no ha podido hacer misa en la parte baja de la plaza.