De acuerdo con Noticias Caracol, este hombre cocina para todo aquel que pasa por un refugio, ubicado en el municipio de Bochalema, Norte de Santander, donde venezolanos pasan a Colombia, a través de trochas, en busca de un mejor futuro.

“Tomé la loca decisión de venir, loca porque en realidad no conozco a nadie. Le dije a mi mujer que iba a vender una de las camionetas para pagar el pasaje y llegar a la frontera colombo-venezolana”, relató el argentino al noticiero.

Todos los días, alrededor de 400 personas hacen tránsito por ese refugio, que es liderado por una venezolana, quien dijo a ese medio que seguirá, como puede, ayudando a sus compatriotas.

Sosa, además, contó a Noticias Caracol que un día ayudó a salvarle la vida a un joven que golpearon brutalmente para robarlo. Gracias a su pronta reacción, le salvaron la vida en un hospital.

“Lo agarraron a palo, parece que sus mismos paisanos, para sacarle las zapatillas, el bolso, lo poquito que tenía, lo dejaron inconsciente”, añadió el argentino.