La declaración de quiebra se produce en un momento en que la organización, que anunció en un comunicado esta decisión, se enfrenta a cientos de demandas por abuso sexual por parte de sus afiliados.

La situación tiene como agravante una consecuente y drástica disminución en su número de afiliados, aunque todavía dice tener 2,2 millones de miembros de entre 5 y 21 años.

Al ser presentada esta declaración de bancarrota, quedan suspendidos todos los litigios civiles que existen contra la organización, los cuales afectan a miles de presuntas víctimas de abusos, señaló la agencia Efe.

La organización dijo que optó por ese procedimiento de salvaguardia para poder continuar funcionando y crear un fondo de compensación para las víctimas de abusos sexuales, cita AFP.

Abogados de las víctimas, consultados por CNN, lamentaron la decisión asegurando que ahora deberán llevar sus casos al tribunal de bancarrotas en vez de la justicia ordinaria. Allí los procedimientos serían distintos, sobre todo en función de la reparación moral que exigen, pues no habría juicios con jurados.

“Para muchos sobrevivientes de abuso, contar su historia en un tribunal de justicia y obligar a las organizaciones a reivindicarse por sus acciones puede ser catártico. Eso no sucederá con una bancarrota”: Michael Pfau, apoderado de víctimas de abuso en los ‘Boy Scouts’, a CNN

Según esa cadena noticiosa, la organización calcula que “más de 7.800 de sus exlíderes estaban involucrados en el abuso sexual de más de 12.000 niños en el transcurso de 72 años”.

Los ‘Scouts’ celebraron el 110 aniversario de su constitución el pasado 8 de febrero y, al presentar sus cuentas, aseguraron que contaba con un pasivo de entre 100 y 500 millones de dólares, pero sus activos no llegaban a los 50.000.