Se trata de un nuevo mínimo no registrado desde el inicio de la epidemia, en diciembre pasado, que en las últimas 24 horas también dejó 27 muertos por la resultante neumonía COVID-19, uno menos que el día anterior.

La fuente detalló que estos 27 fallecimientos se registraron íntegramente en la provincia centro-oriental de Hubei, epicentro del brote y con varias ciudades en cuarentena desde enero.

En ella se constataron también la mayoría de los nuevos contagios diagnosticados en el país y, en particular, en Wuhan, la capital, cuna del brote y en cuarentena desde el 23 de enero: 41 de los 44 casos y 21 de los 27 decesos anunciados este domingo se produjeron en la ciudad.

Las cifras oficiales muestran que las nuevas infecciones fuera de Hubei cayeron a 3, frente a las 25 del día anterior.

Esos tres casos serían de los denominados “importados”: pacientes diagnosticados en China procedentes de otras partes del planeta, donde el virus se va propagando, con focos sobre todo en Japón, Corea del Sur, Irán e Italia.

Los tres casos “importados” se localizaron en Pekín (2) y en la provincia centro-septentrional de Gansú (1).

Las autoridades sanitarias indicaron que, hasta la pasada medianoche hora local (16.00 GMT del sábado), se habían registrado en China un total de 3.097 muertos entre los 80.695 contagios certificados.

De estos, 20.533 infectados continúan activos, de los cuales 5.264 se encuentran en estado grave.

Por el momento, 57.065 pacientes han respondido con éxito al tratamiento y han sido dados de alta.

Las autoridades sanitarias han realizado seguimiento médico a 674.038 personas con contacto cercano con alguno de los infectados, de los que 23.074 continúan en observación, 458 de los cuales se sospecha que puedan haber contraído el virus.

Los síntomas del nuevo coronavirus causante de la neumonía COVID-19 son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden estar acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).