Adree Edmo, sentenciado a diez años de cárcel por abusar sexualmente de un niño de 15 años, fue diagnosticado con disforia de género, que produce una angustia continua que puede tratarse con un reemplazo de hormonas, una mastectomía o una cirugía de confirmación de género, publica la cadena NBC.

Por ello, un informe de la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito, dado a conocer el pasado viernes, se mostró de acuerdo con una decisión de diciembre pasado emitida por el juez federal B. Lynn Winmill, quien dijo que no proveer una cirugía a Edmo es inconstitucional y un “castigo cruel e inusual”, cita el mismo medio.

Las autoridades penitenciarias no han proporcionado este tratamiento a pesar del pleno conocimiento del sufrimiento y las necesidades extremas de Edmo“, manifestó el panel de tres jueces, citados por la cadena estadounidense.

De acuerdo con documentos judiciales, Edmo ha intentado dos veces la autocastración para paliar su sufrimiento y síntomas, mientras ha estado preso.

Este reo podría ser el primer recluso transgénero en el país en recibir una cirugía de cambio de sexo por orden judicial en EE. UU., aunque por lo pronto el gobernador estatal, el republicano Brad Little, adelantó que el estado apelará la decisión en la Suprema Corte.

“Los contribuyentes de Idaho no deberían verse obligados a pagar la reasignación de sexo, más aún con las opiniones contrarias recibidas de su propio médico y de profesionales de salud mental”, señaló Little, que calificó la decisión de “extremadamente decepcionante”.

La cirugía tendría un costo para el gobierno estatal de entre 20.000 y 30.000 dólares.

De realizarse, las autoridades penitenciarias de Idaho deberán trasladarlo a una prisión estatal para mujeres al cabo de la intervención clínica.