De acuerdo con el portal ScienceAlert, el asteroide pasó con una velocidad de más de 24,5 kilómetros por segundo (88.500 kilómetros por hora) y solo fue ubicado por el observatorio Sonear de Brasil unas horas antes de que pasara por la Tierra.

Según estimaciones de la NASA, el cuerpo celeste tiene un diámetro de entre 57 y 130 metros y pasó a 73.000 kilómetros de la Tierra, entre esta y la Luna (la distancia media entre nuestro planeta y la Luna es de 384.400 kilómetros), explica el mismo portal.

ScienceAlert dice que el 2019 OK pudo ser visible con unos simples binoculares durante su aproximación más cercana y en las horas de oscuridad, pero los “científicos no lograron rastrearlo el miércoles”.

El portal especializado recuerda que este asteroide fue fotografiado por unos telescopios y no reconoció su importancia antes de que se descubriera que pasaría cerca de la Tierra.

Otros asteroides cercanos a la Tierra también están en camino de acercarse a nuestro planeta. El Apophis de 400 metros de ancho pasará a unos 30,000 kilómetros el viernes 13 de abril de 2029, finaliza ese medio.