Ese club es de propiedad del presidente Donald Trump y es su sitio de descanso en el estado de Florida, según documentos judiciales revelados el martes. Lo peor es que el mandatario se encontraba en la propiedad en el momento de la intrusión, lo que desnuda el esquema de protección del comandante en jefe.

El documento de arresto en la corte del distrito de Palm Beach asegura que Zhang Yujing trató de entrar en Mar-a-Lago el domingo, primero presentándose como miembro y diciendo que se dirigía a la piscina, a pesar de no llevar traje de baño. Luego, pidió asistir a un acto de amistad chino-estadounidense que no existía.

Después de ser detenida, dio otra versión. La detenida dijo que un amigo chino llamado Charles le pidió que fuera desde Shanghái para acudir al evento y tratara de hablar con algún miembro de la familia del presidente sobre las relaciones económicas entre Washington y Pekín.

La detenida llevaba dos pasaportes de la República Popular de China, según los servicios secretos que la detuvieron. El documento judicial, por error, la identifica como ciudadana de la ‘República de China’, nombre oficial de Taiwán.

Los servicios secretos hallaron al detenerla cuatro teléfonos móviles, un computador portátil, un disco duro externo y una memoria USB que “contenía un software malicioso”, según el documento.

Zhang fue arrestada y culpada de mentir en su declaración ante oficiales federales y de entrar, a sabiendas de su condición, en un edificio restringido como lo es ‘Mar-a-Lago’ cuando el presidente está allí.