De acuerdo con el diario El Mundo, Vidal fue arrestado el pasado viernes junto a otras 2 personas, pero fue hasta este miércoles que se conoció la noticia luego de que la Guardia Civil lo informara.

El actor de cine para adultos hizo que Abad inhalara vapores del veneno de sapo bufo en julio de 2019, en la localidad valenciana de Enguera, ritual que terminó matando al fotógrafo, indica el mismo medio.

Incluso, Vidal ha confesado públicamente y en varias oportunidades que ese procedimiento fue el que, supuestamente, lo ayudó a superar sus adicciones a las drogas y el alcohol: “Recomiendo a todo el mundo que lo pruebe una vez en su vida”, dijo en su momento, recuerda el rotativo español.

Una investigación de la Guardia Civil, que se demoró 11 meses, determinó que Vidal, y los otros 2 capturados (un familiar y un empleado doméstico) cometieron un homicidio por imprudencia y un delito contra la salud pública, indica El Mundo.

Ese delito contra la salud pública se da porque la práctica de hacer rituales con el veneno del sapo era habitual, “pero que quedaba enmascarada ante lo que parecía un ritual ancestral aparentemente inofensivo, que captaba a personas fuertemente sugestionadas, bajo el especial estado de vulnerabilidad o necesidad de sanar determinadas dolencias o adicciones”, finaliza ese diario.