“Dedico este premio a mi formidable actriz Brandy”, reaccionó Tarantino al recibir el premio en una ceremonia en la playa de La Croisette.

“La película marcó especialmente al jurado gracias a la actuación formidable del pitbull Brandy”, subrayó Toby Rose, creador de la recompensa en 2001.

En “Érase una vez… en Hollywood”, en liza por la Palma de Oro, la perra desempeña un papel crucial en el desarrollo de la película, además de comportarse como una fiel compañera de Pitt, cuyo personaje trabaja como doble en la industria del cine y malvive en una caravana.