Lady Noriega le contó a ‘La red’ que recurrió a un procedimiento “de microtensores” para  levantarse “la parte de la cola de la ceja”, por recomendación de su médico cirujano de cabecera, su esposo Rodolfo Chaparro.

Asimismo, añadió que se sometió a un “levantamiento de la parte central de la frente”, con el mismo tratamiento, pues ella sentía que la parte superior de su rostro “se iba como para abajo” y la hacía ver “con una mirada como de cansada y de brava todo el tiempo”.

“Él me decía [que la cola de la ceja] ya estaba como pesada, descolgándose, y era hora de levantarse esa área. Y yo me sentía muy mal con la frente, porque la arrugo mucho, hago muchas expresiones, y no me gusta el bótox porque me deja inexpresiva. Entonces, también me puse otro microtensor en la parte central de la frente, que hizo un levantamiento casi de un centímetro”, explicó la actriz y cantante, que rechazó millonaria oferta de Pablo Escobar, en el programa de Caracol.

Aquí un video de ‘La red’ donde apareció Lady Noriega luciendo el nuevo aspecto de su rostro, mientras explicaba los retoques que se hizo.

¿Por qué Lady Noriega se hace procedimientos estéticos?

En la grabación, la famosa de ‘Pasión de gavilanes’ dijo estar feliz con lo que se mandó a arreglar y reveló si tuvo miedo, pues en el pasado sufrió con un procedimiento estético, que en sus palabras en el espacio de entretenimiento: “Pagué con lágrimas”.

Lady Noriega señaló que con los microtensores no va a tener el mismo lío del pasado, que rechazó el producto que le aplicaron y tuvo que someterse a varias cirugías, pues en este caso, si su cuerpo no acepta el procedimiento, “es cortar y sacar… es como quitar los pelitos de las cejas”.

“No tengo el temor de que sea una cosa riesgosa o que me ponga en peligro”, agregó la artista en ‘La red’, y dio a entender que, pese al drama que vivió, no sataniza ni a los cirujanos ni a las ayudas estéticas y si ve necesario hacérselas, sin arriesgar su salud, lo hará, pues recurre a estas “no porque tenga un problema emocional”, sino porque siempre ha sido “supervanidosa” y le gusta sentirse bien.