La artista recordó para la revista que su madre ha luchado desde 2015 contra un cáncer, que al parecer ya había desaparecido, pero se manifestó por segunda ocasión y en medio de estos exámenes los doctores descubrieron el tumor.

“Los síntomas que atraviesa una persona cuando tiene un tumor en el cerebro no se parecen en nada a lo que hemos vivido antes con su cáncer”, comentó Swift, y agregó que este momento ha sido muy difícil para su familia.

Andrea Swift, como es el nombre de la madre de Taylor, ha sido durante años su mano derecha, y los problemas de salud no solo la han afectado a ella, pues Scott, su padre, tampoco ha gozado de una salud óptima.

“Mis padres han tenido cáncer. […] He aprendido que hay problemas reales y luego está todo lo demás. El cáncer de mi madre es un problema real”, dijo la artista, y añadió que este es un año en el que debe estar con su familia.

En cuanto a lo que pasará en su carrera, Taylor explicó que “hay muchos signos de interrogación sobre el próximo año”, por el momento, se dedicará a pensar en lo que es prioridad para ella: su mamá.

“Todos aman a su madre. […] Pero para mí, ella es la fuerza que guía. Casi todas las decisiones que tomo las hablo con ella primero. Así que obviamente fue un gran asunto hablar de su enfermedad”, concluyó.