“Mi papá estaba muy grave; fue uno de los momentos más tristes de mi vida. Tenía muchos problemas, especialmente con mis disqueras, y todo por ser egocéntrico”, comentó el artista.

Agregó que le hizo una promesa a Dios: si su padre sobrevivía a una operación de alto riesgo, cambiaría su vida.

De acuerdo con Roldán, Dios le concedió su deseo y, según él, le dio una segunda oportunidad para dejar los excesos y los escándalos que han marcado su carrera.

Actualmente, el artista prepara un nuevo videoclip para promocionar su nuevo sencillo que saldrá en los próximos meses.

“Siento que Dios impactó mi vida 100 % y ahora estamos haciendo todo directo desde el corazón”, comentó el cantante en el programa de RCN.