Como explicó una fuente a US Weekly, los artistas estaban listos para casarse desde hace un mes, pero decidieron posponer el evento porque modificaron la ubicación en la que se llevará a cabo.

El informante agregó que no hay nada de qué preocuparse, puesto que Katy y Orlando “están más que enamorados”, pues están disfrutando demasiado de la preparación del gran día.

“Van a tener una fiesta de bodas local (Estados Unidos), y la otra será una fiesta de destino (fuera de EE.UU.)”, le dijeron al medio, y agregaron que la intérprete de 35 años planea quedar en embarazo luego de que sellen su amor en el altar.

Cabe recordar que el compromiso de la pareja se llevó a cabo el pasado 14 de febrero, a propósito de San Valentín, y con el paso del tiempo han demostrado que sí son el uno para el otro.